26.1 C
Puerto Vallarta
sábado, mayo 21, 2022
spot_img

Conchas Chinas, espectacular rincón de paz y tranquilidad

Localizado al sur de Puerto Vallarta, Conchas Chinas es un lugar muy exclusivo al alcance de pocos afortunados. Un pequeño paraíso dentro del paraíso.

Se trata de una de las primeras zonas residenciales de la ciudad, con elegantes casas, así como pequeñas y hermosas playas. Según algunos, es el Beverly Hills de Vallarta, y se encuentra a tiro de piedra de la Zona Romántica (1.5 kilómetros) y no muy lejos del bullicio del centro (3.5 kilómetros). Por así decirlo, es lo mejor de dos mundos: tranquilidad ybelleza natural, a muy corta distancia de restaurantes, bares, tiendas, spas, centros de diversión…

Conchas Chinas goza de una posición estratégica que le permite disfrutar hermosas vistas de la Bahía de Banderas. No solo eso, a sus espaldas tiene cerros de vegetación exuberante y al frente las tibias aguas de la Bahía, con una playa de arenas blancas, además de formaciones rocosas que le dan en conjunto una ambientación única para gozo de quienes poseen o habitan casas o condominios en esta zona.

Junto con Teresa, su esposa, Bernardo Applegate fue el primer impulsor de este tesoro icónico de Vallarta caracterizado por su ambiente de quietud y paz. Su padre fue un aventurero de Oregon que combatió en la guerra de Filipinas, a fines del siglo 19. Al volver a América, Moray Applegate llegó al puerto de San Blas. Trabajó en una hacienda de un Senadorde California. Moray conoció a la local Pastora Pérez, con quien se casó. Tuvieron tres hijos: Bernardo, Ricardo y Alicia. Con la lucha revolucionaria incendiando el país, Moray se marchó con su familia a California. Años más tarde regresa y se establece en Acaponeta. Su hijo Bernardo vino años más tarde a buscarlo; lo encontró enfermo y se llevó a California a don Moray –todo un personaje de película– a pasar sus últimos días.

Para no hacer larga la historia, Bernardo escuchó hablar de un lugar llamado Las Peñas, al sur de Nayarit. Junto con su amigo Smitty Rose, sehicieron de una lancha, la llenaron de víveres y ron; ayudados por un marinero emprendieron navegación hacia el entonces pequeño Puerto Vallarta. Al final del viaje anduvieron a la deriva hasta que pudieron desembarcar en la playa de Los Muertos. Les agradó el lugar y decidieron comprar terrenos en lo que entoncesera propiedad ejidal, asunto delicado por las implicaciones legales. Además, no fue sencilla la urbanización: hubo que llevar por vía marítima una máquina Caterpillar para hacer calles y aplanar en lo que entonces era campo virgen, agreste, y que se convertiría en una de las zonas mejor cotizadas de Puerto Vallarta.

Bernardo Applegate empezaba así su carrera inmobiliaria, a inicio de los años 60. Al poco tiempo, su hermano Ricardo llegaría para construir casas. En esos tiempos, el arquitecto Fernando Romero no se daba abasto diseñando residencias para locales y foráneos, al igual que luego lo haría el ingeniero Guillermo Wulff. De este modo despegaba el boom inmobiliario de la antigua villa de Las Peñas.

Visionario, Applegate puso el ojo en Conchas Chinas, al sur de Los Muertos y del Gringo Gulch, que se poblaban a pasos acelerados y resultaban insuficientes para la creciente demanda de vivienda residencial. Precursor del mercado de bienes raíces de lujo en Puerto Vallarta, Bernardo empezó a construir y comprar casas y condominios en Conchas Chinas, iniciando así el despegue de esta área. Al principio el acceso era en burro hasta que la constructora ICA, liderada por otro Bernardo –Quintana– trazó y edificó la carretera a Manzanillo, lo que ayudó al crecimiento del sur de Puerto Vallarta.

Poco a poco fueron apareciendo elegantes construcciones de piedra, madera resistente, tejas, con bien cuidados jardines… en un estilo entre mediterráneo y de pueblo mexicano. Estas propiedades, lo mismo en el cerro que abajo, cerca de la playa, eran más grandes que las tradicionales de la ciudad y también más lujosas. Gente de Estados Unidos, Canadá y otros países fue comprando propiedades en este espectacular rincón de la Bahía de Banderas y uno de los mejor cotizados.

Sus espacios verdes, la naturaleza en pleno, el mar, una atmósfera tranquila… constituyen la combinación ideal para vivir en Conchas Chinas. Se puede caminar o trotar por sus calles, la carretera o sus pequeñas playas de ensueño y llenar los sentidos de belleza al 100% y a unos minutos de la ciudad.  Por cierto, lo de chinas no tiene nada que ver con el enorme país asiático, sino con el término chino, en español: rizado. En aquellos años, había en sus playas unas conchitas garigoleadas, ensortijadas, como con rizos. De ahí su curioso nombre.

Hijo de don Bernardo, nieto y tocayo dedon Moray, la actual cabeza de Applegate Realtors ha heredado el espíritu aventurero y emprendedor de sus antepasados. Combinando innovación y profesionalismo, Moray Applegate dirige y opera la marcha de una de las empresas líderes en bienes raíces de lujo en Puerto Vallarta. A poco más de 50 años de su fundación, Applegate Realtors es una compañía pionera y que se ha sabido mantener a la vanguardia.

Diego Arrazola

Artículo anteriorAvistamiento de Ballenas
Artículo siguienteDescubre el paraíso

Artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Conéctate

3,319SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte
- Edición Digital -spot_img

últimos artículos