julio 18, 2024
estilo-careyes
Facebook
Twitter
LinkedIn
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print

Estilo Careyes: Desintegración y estruendo de formas y colores

Por Diego Arrazola

La costa mexicana del Pacífico no sólo se distingue por sus magníficas playas, exuberante selva y atardeceres de tarjeta postal, sino que tiene un estilo arquitectónico propio: el estilo Careyes

Además de sus magníficos hoteles, poblados, gastronomía variada y excelsa y gente amable, otro elemento que sobresale desde Huatulco hasta Los Cabos, pasando por Puerto Vallarta, Punta de Mita y Mazatlán, es su arquitectura de playa. Reconocido mundialmente, hay un estilo de construcciones con palapas, mobiliario de concreto integrado al diseño y espacios majestuosos e imaginativos que conviven armónicamente con el mar y el cielo.

¿Cómo surgió?

Mucho de esta corriente, llena de colores contundentes y sólidas construcciones, debe su origen a Careyes, zona cautivadora de la Costa Alegre. Este paradisiaco paraje del sur de Jalisco ha sido inspiración de arquitectos de renombre como Marco Aldaco, Diego Villaseñor, el célebre Luis Barragán o estrellas emergentes como Alex Possenbacher. Dicen las crónicas, que, a inicios de los años 70, Gloria Guinness – casada con el dueño de la marca cervecera- mandó construir una mansión en Acapulco, en ese entonces el lugar de moda para vacacionar entre el jet set.

Encargó la obra a Marcos Aldaco, arquitecto jalisciense, cuyo proyecto era una casa “desintegrada”, como una aldea: con una gran palapa central, comedor, cocina y cuartos diseminados sobre un terreno rocoso y desigual. La palapa constaba de doble piso: el comedor arriba y la sala abajo. Todo abierto, de frente al majestuoso océano. La construcción rompía con todo lo establecido al momento en asuntos de construcción y diseño.

casa-careyes

La leyenda, y las revistas, cuentan que el banquero italiano Gian Franco Brignone supo de la casa Guinness de la costa mexicana. Brignone buscaba un lugar dónde retirarse, pensaba en un lugar virgen, en la costa, lejos de Europa. Un amigo suyo lo llevó a volar en avioneta la zona entre Manzanillo y Puerto Vallarta. Prácticamente desde el aire, el italiano escogió el lugar para su refugio de playa y decidió comprar un gran terreno.

Cuando Brignone se enamoró de la casa Guinness de Acapulco, se dio a la tarea de encontrar a Aldaco, su creador. En un inicio, el proyecto de Careyes contemplaba edificar 14 hoteles y 6 mil condominios. La deserción de los inversionistas obligó a repensar el plan y achicarlo.

Finalmente, Careyes se convirtió no en una meca de turistas de verano, sino en un desarrollo muy exclusivo favorito de millonarios, gente de la realeza y celebridades. Cosas de la vida, el ex banquero Brignone se convirtió en arquitecto y diseñó algunas de las construcciones de su fraccionamiento.

careyes

Este rincón de la Costa Alegre de Jalisco es sinónimo de un estilo arquitectónico que ya es referente mundial. La zona de Puerto Vallarta y en general toda la Bahía de Banderas han acogido, con gusto, el estilo Careyes, con sus construcciones imaginativas, colores vivos, a veces estruendosos, albercas tipo infinito, que ofrecen una alternativa a quienes no gustan mucho del estilo Hacienda Mexicana.

Además de construcciones con cúpulas y tejados de dos aguas, tan en boga en estos lares, en las últimas cuatro décadas, constructores y arquitectos han ofrecido al mercado villas tipo Careyes. También es cierto que muchos de sus clientes exigen sus proyectos diseñados bajo los cánones de dicho estilo.

Una arquitectura audaz, sumamente creativa, que recurre a elementos y materiales naturales y de la región, caracteriza a este estilo que es parte ya del paisaje costero del Pacífico mexicano, como lo pueden ser la arena, el mar azul o los atardeceres esplendorosos.

careyes

Con espacios abiertos y generosos, formas geométricas, las villas o mansiones tipo Careyes son no sólo residencias. Constituyen además una buena forma de impresionar a los amigos, dejar sin aire a los enemigos, a la par que son un excelente motivo para las revistas y blogs de arquitectura, moda o viajes. Por supuesto, las selfies nunca habían salido tan bien como en las infinity pools o sus amplias terrazas con pisos de finas maderas equipadas con hamacas para no hacer absolutamente nada.

Estas construcciones con sabor a playa mexicana son el sitio ideal para convivir con la pareja, familia, amistades, en un ambiente funcional y relajado. Son espacios cómodos y de buen gusto, miradores exclusivos, para disfrutar las puestas de sol mientras se toma la bebida favorita, o mirar la luna reflejada en el mar.

Desde hace años muchos saben que el espectacular Pacífico mexicano se puede vivir también, muy a gusto, en una casa o bungalow construido con el sello Careyes. Todo, gracias a una Guinness…

¡Puedes compartir este post!

Facebook
Twitter
LinkedIn
LinkedIn
WhatsApp
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
Bienvenido
¿En qué podemos ayudarte?