mayo 19, 2024
Facebook
Twitter
LinkedIn
LinkedIn
WhatsApp
Email
Print

La increíble oficina para los que no se pueden separar de sus mascotas caninas

El fabricante de golosinas y juguetes para perros Bark ha diseñado su oficina de manera que satisfaga las necesidades de sus principales usuarios finales: los perros. La compañía, conocida por su servicio de suscripción de premios y juguetes para perros, BarkBox, tiene una política muy liberal que permite a los empleados llevar a sus perros al trabajo. Su nueva sede en la ciudad de Nueva York lleva este enfoque al extremo.

 
Además de contar con pilas de juguetes para perros, gabinetes llenos de golosinas, ganchos para correas en los escritorios y rincones diseñados para el descanso de las mascotas, esta oficina presenta una característica única: un parque para perros ubicado dentro de las instalaciones. El parque está equipado con un pedestal central escalable, un pequeño túnel, un pelotero y muchos asientos para los dueños de los perros. Se trata de una de las diversas características diseñadas para hacer que la oficina sea especialmente agradable para los perros.

El cofundador de Bark, Henrik Werdelin, explica que el espacio fue diseñado de forma específica para acomodar tanto a los animales como a las personas. No se trata simplemente de una oficina con algunos toques relacionados con los perros. En colaboración con la firma de arquitectura MKDA, Werdelin buscaba crear un entorno optimizado para que ambos puedan disfrutar juntos. Esto se materializa en rincones tipo cubículo donde humanos y perros pueden trabajar y descansar juntos, áreas cerradas para los perros donde pueden moverse libremente y un espacio de cafetería destinado a la interacción social tanto humana como canina.

La oficina también cumple con su función de lugar de trabajo, con espacio para 250 personas que incluye escritorios convencionales, estaciones de trabajo y salas de reuniones, junto con los rincones y espacios cómodos mencionados anteriormente. Sin embargo, la característica más destacada es el parque para perros, que ocupa más de 110 m² de la propiedad en una esquina prominente del espacio total del piso.

Sin embargo, este no es el primer proyecto de la compañía. En 2018, Bark inauguró un parque al aire libre para perros en Nashville, exclusivo para los miembros afiliados. El parque contaba con un amplio campo verde, una cafetería que ofrecía bebidas para humanos y golosinas para perros, así como un área de picnic cubierta. No obstante, a principios de este año, el parque cerró sus puertas.

“Aprendimos mucho de esa experiencia cuando construimos nuestro parque interno para perros”, afirma Werdelin. Una característica clave de su diseño fueron los asientos, una idea propuesta por el director creativo de la empresa, Mikkel Holm, quien anteriormente trabajó en Lego. “Él señaló que los parques infantiles exitosos cuentan con cómodos asientos para los padres, quienes permanecen allí durante mucho tiempo”, comenta Werdelin.

Además, Werdelin menciona que los perros también pasan gran parte del día durmiendo la siesta, por lo que es igual de común ver perros jugando y corriendo alegremente en el parque como dormidos en alguna de las áreas de trabajo. Incluso pueden encontrarse en alguna de las salas de conferencia. Con paredes blancas y un ambiente similar al de una sala de videoconferencias de cualquier oficina moderna, incluso si hubiera un perro presente, no aparecería en la cámara.

Una de las principales preocupaciones en un entorno de trabajo centrado en los perros son los desechos. Werdelin explica que el espacio fue diseñado utilizando materiales que no se dañarían si un perro decide hacer sus necesidades en el lugar. Señalando la cámara de su computadora portátil hacia abajo, muestra los pisos de concreto pulido que se extienden por todo el espacio. “Son pisos que no solo se ven geniales, sino que también son fáciles de limpiar. No todos los pisos necesitan ser de plástico para lograr eso”.

Werdelin comenta que la empresa, al igual que muchas otras, está adaptándose al estilo de trabajo híbrido que surgió a raíz de la pandemia, lo que ha llevado a que haya menos personas en la oficina. Algunos equipos, como los encargados del desarrollo de productos, utilizan más el espacio que otros, como los ingenieros de la empresa. Esta menor ocupación facilita dedicar una parte considerable del espacio a los perros, e incluso se ha creado una biblioteca temática sobre perros con un área secreta para sentarse detrás de una puerta oculta.

Sin embargo, las diversiones en la oficina no están limitadas sólo a los caninos. Werdelin comenta que los empleados también disfrutan pasar tiempo en el parque tanto como lo hacen los perros, e incluso utilizan algunas de las áreas de juego, como el pelotero, para su propia diversión. “Eso, honestamente, es más para los humanos”, añade.

¡Puedes compartir este post!

Facebook
Twitter
LinkedIn
LinkedIn
WhatsApp
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
Bienvenido
¿En qué podemos ayudarte?